Me vendí para ayudar a mi familia

★ Suscríbete a ASÍ ES LA VIDA: http://bit.ly/2rH5mEv

Hola a todos. Me llamo Jane. Hace poco logré escapar de un hombre que me había aprisionado. Tenía la esperanza de que mi vida mejorara después de eso, pero mi familia y yo seguimos con problemas para subsistir.

Tenía 17 años cuando todo comenzó. Vivíamos felizmente en Inglaterra y teníamos una familia completa: yo, mi mamá, mi papá y mi hermano mayor, John. Todo iba bien, y yo estaba lista para ir a la universidad, pero, de pronto, papá comenzó a tener problemas con su negocio. Perdió mucho dinero, lo que afectó muchísimo a nuestra familia. Él se volvió nervioso y temeroso. Tuve la sensación de que las cosas se desmoronarían, y tenía razón. Papá se declaró en bancarrota, despidió a sus empleados y cerró su firma. Así, nuestra buena vida llegó a su fin, y los problemas de pobreza comenzaron. Nuestros ahorros se derretían frente a nuestros ojos. Mi mamá y mi hermano comenzaron a buscar un trabajo de inmediato para traer dinero a la casa, aunque fuera lo suficiente para comer, pero este seguía escaseando. Vendimos el auto y nos mudamos a un departamento barato en las afueras de la ciudad. Pensábamos que todo saldría bien: seguíamos siendo una familia y podíamos superar todas las dificultades. Solo debíamos trabajar juntos. Pero había un hombre en el equipo que nos arrastraba hacia abajo. Resultó que él había sido el culpable de que el barco se hundiera en primer lugar.
Un día, papá llegó a casa destrozado. Su cara estaba blanca como un papel; claramente estaba aterrado. Le preguntamos qué sucedía, y por fin confesó. Nos dijo que había perdido todo el dinero que habíamos ahorrado en los últimos meses. Entonces, nos dimos cuenta de que los problemas en su negocio habían aparecido por una razón. Papá llevaba un buen tiempo apostando, y, una noche, perdió dinero que no tenía. Para pagar sus deudas, la única elección que le quedó fue cerrar su negocio. Y esa noche sintió que podía recuperarlo todo: se llevó nuestro dinero y volvió a jugar. Pero, como el típico adicto al juego, no pudo detenerse a tiempo y lo perdió todo otra vez. Fue horrible. No solo nosotros estábamos sufriendo por la adicción de papá, sino que decenas de empleados se habían quedado sin trabajo porque él no podía controlarse. Tenía todo y lo había perdido. Y no solo me refiero a su negocio y al dinero, sino que estoy hablando de su familia. Nos había mentido. Por su culpa, nos encontrábamos en una situación terrible, y ahora no teníamos dinero ni para pagar la renta del departamento. Papá se sentía muy mal por lo que había hecho. Dijo que realmente había querido arreglar las cosas, pero que lo mejor sería que se alejara de nosotros. Así que nos quedamos solos. Ahora solo éramos mi mamá, mi hermano y yo, y debíamos decidir qué hacer. Estaba claro que acabaríamos viviendo en las calles y muriendo de hambre, a menos que le pidiéramos ayuda a alguien. El problema era que ni siquiera sabíamos adónde ir. No teníamos parientes, y nuestra familia estaba compuesta por los empleados de papá. Después de haber sido despedidos, no querían ayudarnos. Soportamos otro mes mientras mamá intentaba buscar un trabajo, pero la rechazaban constantemente a causa de su edad y su falta de experiencia laboral. En cualquier momento nos desalojarían del departamento.

Solo había una persona que podía ayudarnos: mi mamá tenía un primo que vivía en EE. UU. Quería pedirle dinero prestado para al menos poder pagar la renta, pero él dijo que también tenía problemas económicos y que no podía ayudarnos. Pero si nosotros queríamos mudarnos a su país, estaría más que feliz de recibirnos. La idea parecía caída del cielo: mudarnos a EE. UU. se sentía como un nuevo comienzo, cosa que necesitábamos con desesperación. Podríamos empezar de cero y olvidar todo lo que nos había ocurrido en el pasado. Compramos boletos con el último dinero que nos quedaba y volamos a Nueva York.

★ ¿QUIERES QUE TRANSFORMEMOS TU HISTORIA EN UNA ANIMACIÓN? ENVÍALA A yt@tsp.cool

¡UN ACTOR PROFESIONAL LE DARÁ VOZ, Y UN ANIMADOR LA CONVERTIRÁ EN UN VIDEO!

#ASÍESLAVIDA

Música por Epidemic Sound: https://www.epidemicsound.com

—————–

Genial: https://bit.ly/2yVOPiy

IDEAS EN 5 MINUTOS: https://bit.ly/2MqcsWv; https://www.instagram.com/ideas.en.5.minutos/

Ideas en 5 minutos JUEGOS: https://bit.ly/2T4e93H

Ideas en 5 minutos FAMILIA: https://bit.ly/2H6H7bX

IDEAS EN 5 MINUTOS CHICOS: https://bit.ly/2TxmyJ8

Ideas en 5 minutos CHICAS: https://bit.ly/2GSttKg

Super Slime Sam: https://bit.ly/2NyPQ80

123 GO! Spanish: https://bit.ly/2I6lXLx

DOODLEMUNDO: https://bit.ly/2HPRWQR

Ideas en 5 minutos JÓVENES: https://bit.ly/2WGLH50

123 GO! Challenge Spanish: https://bit.ly/2m6BFxb

La pareja Aguacate: https://bit.ly/2m9dhLx

123 GO! Gold Spanish: https://bit.ly/352cuxm

123 GO! Play Spanish: https://bit.ly/2Rz6CIg

Ideas en 5 minutos diversión: https://bit.ly/355KzMX

123 GO! Like Spanish: https://bit.ly/34oxnSg

About the Author: Scott Young

50 Comments

  1. En primera ella no se esta vendiendo, ella compro el matrimonio porque le paga al sujeto :v

    Pero bueno al menos tienen la esperanza de salir adelante

  2. Aun sigo pensando como chuchas mando la historia
    Y como dice que están "bien" , si no tienen dinero ni hogar :v

  3. todos los cometarios son randooms y no les interesa nada la histora XD , bueno y ahora por lo que veo, veo a mi tapoco :v.

    Bueno pero ahora ya en serio es dificil la cituacion que paso a la chica y su familia 😓

  4. Vaya Vaya vaya si es es real pues que pena ,Espero que siga adelante ,disculpe la ignorancia y por que no la mamá sd hubiera casado o el hijo o los tres pero pensalo no hubiera servido de nada

  5. Hola a todos. Me llamo Jane. Hace poco logré escapar de un hombre que me había aprisionado. Tenía la esperanza de que mi vida mejorara después de eso, pero mi familia y yo seguimos con problemas para subsistir. Tuvimos 17 años cuando todo comenzó. Vivíamos felizmente en Inglaterra y teníamos una familia completa: yo, mi mamá, mi papá y mi hermano mayor, John. Todo iba bien, y yo estaba lista para ir a la universidad, pero, pronto, papá comenzó a tener problemas con su negocio. Perdió mucho dinero, lo que afectó muchísimo a nuestra familia. Él se volvió nervioso y temeroso. Tuve la sensación de que las cosas se desmoronarían, y tenía razón. Papá se declaró en bancarrota, despidió a sus empleados y cerró su firma. Así, nuestra buena vida llegó a su fin, y los problemas de pobreza llegaron. Nuestros ahorros se derretían frente a nuestros ojos. Mi mamá y mi hermano comenzaron a buscar un trabajo de inmediato para traer dinero a la casa, aunque fuera de lo suficiente para comer, pero este seguía escaseando. Vendimos el auto y nos mudamos a un departamento barato en las afueras de la ciudad. Pensábamos que todo saldría bien: seguíamos siendo una familia y podríamos superar todas las dificultades. Solo deberíamos trabajar juntos. Pero había un hombre en el equipo que nos arrastraba hacia abajo. Resultó que él había sido culpable de que el código de barras se hundiera en primer lugar. Un día, papá llegó a casa destrozado. Su cara estaba blanca como un papel; claramente estaba aterrado. Le preguntamos qué sucedió, y por fin confesó. Nos dijo que había perdido todo el dinero que habíamos ahorrado en los últimos meses. Entonces, nos dimos cuenta de que los problemas en su negocio habían aparecido por una razón. Papá perdió un buen tiempo apostando, y, una noche, perdió dinero que no tenía. Para pagar sus deudas, la única elección que le quedó fue cerrar su negocio. Y esa noche perdió la oportunidad de recuperar todo: se llevó nuestro dinero y volvió a jugar. Pero, como el típico adicto al juego, no pudo detenerse a tiempo y lo perdió todo otra vez. Fue horrible No solo nosotros estábamos sufriendo por la adicción de papá, sino que decenas de empleados se habían tenido sin trabajo porque él no podía controlar. Tenía todo y lo había perdido. Y no solo me refiero a su negocio y al dinero, sino que estoy hablando de su familia. Nos habíamos mentido. Por su culpa, nos encontramos en una situación terrible, y ahora no teníamos dinero ni para pagar la renta del departamento. Papá tuvo muy mal por lo que había hecho. Dijo que realmente había querido arreglar las cosas, pero que lo mejor sería que se alejara de nosotros. Así que nos quedamos solos. Ahora solo éramos mi mamá, mi hermano y yo, y decidimos decidir qué hacer. Estaba claro que terminaríamos viviendo en las calles y muriendo de hambre, a menos que le pidiéramos ayuda a alguien. El problema era que ni siquiera sabíamos adónde ir. No teníamos parientes, y nuestra familia estaba compuesta por los empleados de papá. Después de haber sido despedidos, no querían ayudarnos. Soportamos otro mes mientras mamá intentaba buscar un trabajo, pero la rechazaban constantemente a causa de su edad y su falta de experiencia laboral. En cualquier momento nos desalojarían del departamento. Solo había una persona que podría ayudarnos: mi mamá tenía un primo que vivía en EE. UU. Quería pedir dinero prestado para menos poder pagar la renta, pero él dijo que también tenía problemas económicos y que no podría ayudarnos. Pero si nosotros queríamos mudarnos a su país, estaríamos más felices de recibirnos. La idea parecía caer del cielo: mudarnos a EE. UU. se produjo como un nuevo comienzo, cosa que necesitábamos con desesperación. Podríamos empezar de cero y olvidar todo lo que nos habíamos ocurrido en el pasado. Compramos boletos con el último dinero que nos quedaba y volamos a Nueva York. ★

  6. Gracias por haberse quedado hasta el final, amigos. Esperamos que no la juzguen por haber estado dispuesta a cometer un fraude. ¿Qué harías tú en esa situación? Por favor, cuéntanos en los comentarios. Y no olvides compartir este video con tus amigos.

  7. hola yo tambien soy inmigrante y tengo una pregunta para ti como se siente cuande te deportan a tu pais de origen gracias y si es duro vivir en este pais.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: